viernes, 7 de septiembre de 2012

Lo que realmente sucede en Neza e Iztapalapa

Como lo "twiteaba" el comentarista y reportero Carlos Loret de Mola: "Si no viviéramos en un país con miedo por la inseguridad, no habría caldo de cultivo para la piscosis"

Les comparto esto del genial Gabo (Gabriel García Márquez para los novicios) que va muy a tono con lo que está sucediendo ahora en el DF y Cd. Netzahualcoyotl:


Imagínese usted un pueblo muy pequeño donde hay una señora vieja que tiene dos hijos, uno de 17 y una hija de 14. Está sirviéndoles el desayuno y tiene una expresión de preocupación. Los hijos le preguntan qué le pasa y ella les responde:
-No sé, pero he amanecido con el presentimiento de que algo muy grave va a sucederle a este pueblo. Ellos se ríen de la madre. Dicen que esos son presentimientos de vieja, cosas que pasan.
El hijo se va a jugar al billar, y en el momento en que va a tirar una carambola sencillísima, el otro jugador le dice:
-Te apuesto un peso a que no la haces. Todos se ríen. Él se ríe. Tira la carambola y no la hace. Paga su peso y todos le preguntan qué pasó, si era una carambola sencilla. Contesta:
-Es cierto, pero me ha quedado la preocupación de una cosa que me dijo mi madre esta mañana sobre algo grave que va a suceder a este pueblo. Todos se ríen de él, y el que se ha ganado su peso regresa a casa, donde está con su mamá o una nieta o en fin, cualquier pariente.
Feliz con su peso, dice:
-Le gané este peso a Dámaso en la forma más sencilla porque es un tonto.
-¿Y por qué es un tonto?
-Hombre, porque no pudo hacer una carambola sencillísima estorbado con la idea de que su mamá amaneció hoy con la idea de que algo muy grave va a suceder en este pueblo. Entonces le dice su madre:
-No te burles de los presentimientos de los viejos porque a veces salen.

La pariente lo oye y va a comprar carne. Ella le dice al carnicero:
-Véndame un kilo de carne - y en el momento que la están cortando, agrega-: Mejor véndame dos, porque andan diciendo que algo grave va a pasar y lo mejor es estar preparado.
El carnicero despacha su carne y cuando llega otra señora a comprar un kilo de carne, le dice:
-Lleve dos porque hasta aquí llega la gente diciendo que algo muy grave va a pasar, y se están preparando y comprando cosas. Entonces la vieja responde: -Tengo varios hijos, mire, mejor deme cuatro kilos. Se lleva los cuatro kilos; y para no hacer largo el cuento, diré que el carnicero en media hora agota la carne, mata otra vaca, se vende toda y se va esparciendo el rumor.
Llega el momento en que todo el mundo, en el pueblo, está esperando que pase algo. Se paralizan las actividades y de pronto, a las dos de la tarde, hace calor como siempre. Alguien dice:
-¿Se han dado cuenta del calor que está haciendo?
-¡Pero si en este pueblo siempre ha hecho calor! (Tanto calor que es pueblo donde los músicos tenían instrumentos remendados con brea y tocaban siempre a la sombra porque si tocaban al sol se les caían a pedazos.)
-Sin embargo -dice uno-, a esta hora nunca ha hecho tanto calor.
-Pero a las dos de la tarde es cuando hay más calor.
-Sí, pero no tanto calor como ahora.

Al pueblo desierto, a la plaza desierta, baja de pronto un pajarito y se corre la voz: -Hay un pajarito en la plaza. Y viene todo el mundo, espantado, a ver el pajarito. -Pero señores, siempre ha habido pajaritos que bajan.
-Sí, pero nunca a esta hora.
Llega un momento de tal tensión para los habitantes del pueblo, que todos están desesperados por irse y no tienen el valor de hacerlo.
-Yo sí soy muy macho -grita uno-. Yo me voy. Agarra sus muebles, sus hijos, sus animales, los mete en una carreta y atraviesa la calle central donde está el pobre pueblo viéndolo.

Hasta el momento en que dicen: -Si éste se atreve, pues nosotros también nos vamos. Y empiezan a desmantelar literalmente el pueblo. Se llevan las cosas, los animales, todo.
Y uno de los últimos que abandona el pueblo, dice:
-Que no venga la desgracia a caer sobre lo que queda de nuestra casa -y entonces la incendia y otros incendian también sus casas. Huyen en un tremendo y verdadero pánico, como en un éxodo de guerra, y en medio de ellos va la señora que tuvo el presagio, clamando:
-Yo dije que algo muy grave iba a pasar, y me dijeron que estaba loca.

Contado por el escritor Gabriel García Márquez en un evento para escritores.

viernes, 3 de agosto de 2012

Escrito en el cuerpo de… un RSS


Estar enterado de todo todo el tiempo no es tarea nada fácil, y no comento esto por simple ociosidad, hay temas que en lo personal me gustaría poder leer en la opinión de otras personas. Por mencionarte solo algunos de esos temas: arte, ficción, cine, educación.

Desde luego que uno puede pasarse horas y horas en la red revisando los llamados blogs, o diarios cibernéticos (como este mío donde hoy, me haces el honor de visitarme y leerme, cosa que desde luego te agradezco mucho). Y resulta que después de mucho buscar y buscar, finalmente  te encuentras con algo interesante que leer.

Sientes ese no se qué, qué que se yo, que te atrapa y prometes entonces ser un fiel seguidor del “bloguero afortunado” que ha cautivado tu ansia literaria. Un día te platica de cómo le fue en el super, otro día reflexiona sobre lo complicado que es viajar en metro o simplemente te cuenta de su gran fortuna al encontrarse un billete de 50 pesos.

Sea como fuere, ahora deseas seguirlo incondicionalmente. Más resulta que el individuo  no cumple con la parte del trato que le corresponde: ser cons-tan-te en sus publicaciones, daaaaa.

Ha traicionado tu voto de confianza, y te das nuevamente a la tarea de recorrer la autopista de la información para “cazar” a otro buen bloguero que sí cumpla por lo menos publicando una vez cada 15 días cual revista estilo TvyNotas.

¿Por qué estar atenido a tener que visitar el sitio de alguien para ver si ya hizo una nueva publicación? ¿Por qué no mejor acordar con esa persona que nos avise cuando publique algo? Pero... ¿y si ni siquiera nos conoce o lo conocemos? Oh! por Dios... y ahora ¿quién podrá defendernos?...

Bueno, pues tal vagonero del metro de la Ciudad de México:

En esta ocasión... damita, caballero…productos de alta “calidá” pone a la venta… pone a la venta… el bonito regalo... el bonito detalle, para el niño,la niña… para el ávido internauta: 
Útil y práctico lector de noticias RSS, para que no pierda tiempo “pepenando” nuevos artículos de su bloguero favorito. Reciba en la "comodidá" de su correo electrónico, o a través del sitio, las noticias más recientes de los enlaces, blogs, sitios y portales de su interés… 

Pues sí resulta que ahora hay programas que nos permiten hacer eso. 

¡¡¡¡ Wiiiiiii !!!… que salvadota nos hemos dado con estas bondades de la tecnología los incumplidos escritores venidos a menos, ¿o no mi estimado Pedro?

Te recomiendo visitar el siguiente enlace que te va a dar mucho más detalles de todo esto que hoy te platico: http://www.rss.nom.es/

Y realmente no es de a gratis este artículo, con el mismo, damos inicio a una serie de publicaciones que durante este semestre 2012-B te pido que sigas, como mi alumno  (y por qué no, como mi fan o detractor también, desde luego) para comentarlas ya sea en este mismo espacio o en salón de clase.

Con esto hacemos práctico uno de los temas que abordaremos en primer semestre en el tercer bloque: sindicación de contenidos web.

Si hay algo que me gusta hacer, aparte de ver los dibujitos de South Park (ah! como me mata ese Cartman) es interactuar con mis alumnos, y con este blog, aparte de promover en ti las habilidades lectoras que tanto te van a ayudar en la vida, logramos ese objetivo.

Así pues, inscríbete hoy a uno de estos servicios de noticias RSS y de esta forma no tendrás la necesidad de preguntarme en cada clase: “¿ya publicó algo nuevo en su blog profe?”

Dankeschön   o•´¯°• €ttørë •°¯`•o


martes, 24 de julio de 2012

Un cuento desde la Web 1.0 hasta la 4.0

Así como lo plasmara el escritor y poeta uruguayo, Mario Benedetti en “Currículum”, el cuento es muy sencillo:

Web 1.0 es la red de solo lectura.
Web 2.0 se permite, además de leer, escribir.
Web 3.0 al pedir información a una aplicación basada en web no tenemos que entender su manera de pensar, al contrario, ella debe entender la nuestra.
Web 4.0 ¡¡¡la red inteligente!!!



ubo un tiempo, en el lejano reino de las Tic, cuando los cuentos y fábulas eran solo imaginados, creados y divulgados por los contados y poderosos magos del Web 1.0: programadores poseedores de un intrincado y secreto lenguaje llamado HTML o lenguaje de marcas. Dada la dificultad y manejo de este lenguaje, los habitantes del reino estaban a expensas de lo que estos grandes magos quisieran publicar para la comunidad. Así que no había más interacción que la lectura de los mensajes y edictos difundidos por ellos, que dicho sea de paso, no eran actualizados regularmente.
Dada esta condición, sólo era permitido viajar en la intrincada telaraña del reino de una liga a otra, por lo que la interacción entre los habitantes del lugar era casi nula y solo se realizaba con el contenido. El objetivo de estos magos era lograr la simple conexión entre los datos existentes en el reino.

Pero un día, haciendo uso del crisol encantado del P2P, algunos audaces pobladores de Tic comenzaron a conectar y a compartir música y videos entre ellos, haciéndolos llegar además a sus conocidos.

De esta forma se autonombran: los caballeros del Web 2.0, y que a diferencia de los magos del Web 1.0 les revelan a sus congéneres de este lejano reino el secreto para publicar y conectar unos con otros en la telaraña de la información.

Todo esto logró que los habitantes del lejano Tic, felices trabajaran colaborativamente generando la convergencia de herramientas antiguas como el correo electrónico con nuevos servicios. Así se construyen en el reino los caminos de la mensajería instantánea y los bastiones de las fortificadas redes sociales que alojan a muchos de los moradores de Tic.

Nacen comunidades de diferentes escudos y blasones: Facebook, MySpace, Hi5, etcétera. El reino comparte y se interrelaciona a través de ellas llevando sus estandartes a más y más pobladores.

Pero se requieren diálogos más cercanos a la gente común y sencilla, alejados del argot sofisticado de magos y caballeros, es así como surge la llamada fraternidad de la Web 3.0 que logra que la telaraña del reino responda más al lenguaje natural y a la practicidad de cualquier humilde y sencillo habitante. Nacen así los bots, o emisarios inteligentes que son capaces de combinar lo tangible con lo abstracto.

Pero como para el hombre en la búsqueda por la verdad no hay punto final, de lo más selecto del reino surge otro grupo que se denomina así mismos los pensadores de la Web 4.0 y proponen grandes avances en la telaraña del reino haciéndola tan potente como un "cerebro humano". Su propuesta es unir inteligencias para que tanto las personas como las cosas se comuniquen entre sí para generar la toma de decisiones.

Más allá de la fantasía, es así como la vida de este reino se va sucediendo.

Y colorín colorado, este cuento no se ha acabado…


Y para que veas que no todo es “cuento”, estos son algunos productos con conexión a internet que podrían estar a la venta en México a finales de este año[1]:

Lavadora Samsung WF457
Con una aplicación para tablets y smarphones el usuario puede poner en marcha el ciclo de lavado o recibir notificaciones sobre su avance o problemas en su desempeño.






Lavadora Galaxy WT5101HV FR LG
Tiene una herramienta de soporte técnico llamada Smart Diagnosis, que reporta a soporte técnico sus fallas sin que el usuario realice alguna llamada. Ya está a la venta. 



Refrigerador Smart TNINQ de LG
La función Manager Smart ayuda a los consumidores a administrar los alimentos y su fecha de caducidad. También envía notificaciones al Smartphone o tablet por medio de una app.

Refrigerador Samsung RF4289
Su pantalla de 8 pulgadas muestra calendario, recetas de cocina, notas y el Timeline de Twitter. Grocery Manager notifica al Smartphone si faltan productos o la caducidad de alimentos.


Dankeschön   o·´¯°· €ttørë ·°¯`·o




[1] Fuente: PERIÓDICO REFORMA. SECCIÓN INTERFASE. 2 DE JULIO 2012

lunes, 21 de mayo de 2012


¿Donde he escuchado eso antes?
(Dedicada a Jesús Villagómez)

Miércoles 2 de mayo de 2012

Tarea, tarea y más tarea. ¿pues qué no saben los maestros que hay cosas más interesantes que hacer tarea? Ahí están por ejemplo los programas de la TV,  estar viendo las publicaciones de mis amigos en “feisbuc”, enviando alguno que otro correo con videos buenos y chateando con mis cuates.

Lo cierto es que la escuela no me gusta mucho, a excepción de cuando estoy con mis amigos y armamos el “reven” en grande. ¡¡Eso sí que me llena y me gusta muchísimo!!

En casa ya me regañaron porque estoy por reprobar 3 materias de las que llevo y contando las del semestre anterior ya serían 6, daaaaaa, ¿que más da?

Y la neta es que últimamente me he sentido sin ganas de hacer cosas, me pone de malas que me digan que tengo que ayudar en casa, hacer “quehacer”, ir a mandados, etcétera. Me da mucho sueño siempre y siento cansancio todo el tiempo ¿estaré enfermo? hahaha, no lo creo. 
Mi padre me dice que “es pura flojera” mía.

Veo a mis hermanitos pequeños y cómo quisiera volver a ser niño, siento que los 17 años de mi vida se han ido en un suspiro.

Ayer platicaba con mi tío Rogelio y me decía: “Échale ganas mijo, sin estudios no te va a ir bien en la vida”. Yo le agradezco mucho el interés que toma en mí, pero… yo me pregunto, ¿realmente me va ir mejor si estudio? Ahí veo personas que terminaron una carrera universitaria de taxistas, vendiendo tacos o en un tianguis vendiendo ropa.

¿Sabías que de 100 niños que se inscriben a la primaria, en el primer día ya no llegan 2 de ellos? 45 de ellos logran terminar la secundaria y solo 27 de ellos terminan el bachillerato. 13 terminan una licenciatura y solo 2 concluyen un posgrado.

Mmmmmmhhh??, y sabes que es lo peor del asunto, que para entrar a las universidades la oferta se disminuye cada año y hay que medirse con muuuchos otros que quieren también entrar a estudiar.

Y todo para que después no tenga ni trabajo ¿eso queeeee? Mejor me pongo a trabajar desde ahorita y pierdo menos el tiempo ¿a poco no?

“Bueno, pero que va a pasar el día que quieras formar una familia, casarte, tener un coche, una casa?” (me parece estar oyendo nuevamente a mi tío Rogelio)

- Pues con que me alcance para comer, lo demás es lo de menos ¿no? hehehe.

Pasan corriendo y gritando a mi lado mis hermanitos pequeños nuevamente.

Pienso en voz alta - Ayyyy!! si pudiera retroceder el tiempo 11 años.

Miércoles 2 de mayo de 2023

¡En mala hora viene la anualidad de la tarjeta de crédito!, pensé que iba a salir tablas con la quincena pero no fue así. Me voy a tener que aguantar otra quincena con los viejos zapatos a los que ya se les filtra el agua, para colmo Susana me salió con que otra vez está embarazada. No puedo creer que a mis 28 años vaya a ser papá por cuarta vez.

Gustavo, el mayor de 10 años, está en la época de la punzada de no querer ayudar en nada: deja tirada la ropa por todos lados y regado uniforme, útiles y mochila de la escuela.

Nos hace falta un vidrio en el cuarto que Gonzalo, de 4 años, rompió una vez haciendo un gran berrinche. Entra el aire y la lluvia y por más que he tratado de pegarle bolsas de plástico no funciona.

Cada que salgo a la calle tengo que irme escondiendo porque mi casero ya me la sentenció, está enojadísimo conmigo. Llevamos  4 meses de atraso con la renta y por más que le he dicho que me aguante no logro convencerlo.

Pensé que el negocio de playeras estampadas iba a funcionar pero no he podido recuperar ni siquiera la inversión. Aaaahh!! ¿que hago?  

El otro día me estaba acordando de mi fallecido tío Rogelio y las pláticas que teníamos hace muchos años:

“La escuela te va a permitir desarrollar muchas habilidades, entre ellas, la oportunidad de ver un problema en sus diferentes perspectivas y dimensiones. Tendrás muchos elementos que te permitirán solucionar mejor dificultades y no echarte encima otras más”

- Oye tío, ¿pero en verdad todo lo que te enseñan en la escuela te sirve en la vida real? – le decía yo escéptico a sus palabras.

“Sabes, naaada de lo que vi en bachillerato y universidad me lo han preguntado en la vida real. No creas que para subir al camión me han dicho: ¿sabe sumar? Lo que sí es cierto es que a tus primos les he podido animar a ser alguien en la vida, como yo, a aspirar mejores cosas, a vivir cómodamente y sobre todo a no depender de nada ni nadie”

Aaaaahhh!!!, mi tío Rogelio, cómo lo extraño.

Me jala del pantalón Gonzalo. Su llanto y reclamo de atención me saca de mi ensimismamiento.

Pienso en voz alta - Ayyyy!! si pudiera retroceder el tiempo 11 años.


Dankeschön   o·´¯°· €ttørë ·°¯`·o

lunes, 23 de abril de 2012


Lo cortés, no quita lo valiente… pero sí algunos traumas.

Regresar a la rutina del gimnasio después de abandonarlo varios meses es un proceso pesado y no tan agradable, pero pues ni modo, los médicos recomiendan que uno no debe llevar una vida sedentaria y por lo tanto hay que hacer un poco de ejercicio. Además me gusta ir porque así duermo más tranquilito ;)

Me hace gracia verme en el espejo del “yim” mientras estoy en la escaladora, me siento como hámster panzón en su rueda de juego hahaha;. Alrededor mío hay mujeres y hombres que también ejercitan sus músculos al compás de motivante música electrónica tipo antro. Los habemos de todo tipo: desde los principiantes, como es mi caso, hasta los que han desarrollado un cuerpo super-atlético a base de muchas horas de empeño ó quizás medicamentos anabólicos de alto precio. Yo solo los veo de reojo porque hasta miedo da importunarlos en su rutina.

Desde luego que en estos lugares donde asistimos un gran número de personas es muy necesaria e importante la comunicación: “¿alternamos?,  ¿disculpa estás ocupando la mancuerna de 2 kgrs?, ¿Me permites el paso?”, etcétera. Y de la misma forma requiero estar solicitando del instructor indicaciones. El famoso: ¿y qué sigue?

Es curioso pero en la mayoría de los casos a la gente le cuesta trabajo contestar y si lo hacen es en tono seco y sin siquiera voltear a verte a los ojos.
Siempre me he preguntado ¿por qué estamos tan despersonalizados los unos de los otros seres con los que convivimos?

Tengo una teoría y es que pienso que nos comportamos de esta forma debido a que traemos una serie de traumas que nos impiden poder relacionarnos, ser corteses y lograr el epíteto de “seres humanos”.

Sí, estoy de acuerdo, que por toda esta cuestión de la inseguridad en que vivimos nos recomiendan ser desconfiados, recelosos y ni siquiera hacer contacto visual con extraños, pero ¿eso quiere decir que todo el tiempo hemos de ser hoscos y poner cara de pocos amigos? Creo, al menos en mi muy particular punto de vista, que es más miedo e inseguridad propia que otra cosa.

Y esto que te platico del “yim” sucede en todo lugar: transporte público, vía pública y lo más lamentable, en nuestros propios hogares.  =(

¿Quieres un día sorprender a todo el mundo con el que interactúas? Sonríeles a todos, da los buenos días, (tardes, noches, según sea el caso) y esmérate por repetir continuamente las palabras mágicas: GRACIAS y POR FAVOR. Verás que no va a faltar el que te diga “¿y ahora tú que te traes?”

Si lo haces verás que te beneficiarás tu mismo, ya que forzarnos a ser más sociables nos permite aniquilar cualquier trauma que no nos permita crecer como individuos.

Desde luego que esto no significa que seas confiado y olvides todas las medidas de autocuidado que ya conoces. Sin embargo si estoy seguro que desarrollar una personalidad sociable te permitirá de inmediato darte cuenta de cualquier peligro que corras.

Hoy intenté hacer lo que te propuse: sonreírle a todo con el que me iba cruzando en el camino, fue muy relajante e interesante ver la reacción de los demás, nadie se lo espera y te ven raro. Los que mejor te responden son los niños porque ellos están aún libres de todo trauma. La experiencia fue grata y no sé si a causa de esto sucedió, pero lo cierto es que hasta me encontré un billete de 50 pesos. =P

Dankeschön   o·´¯°· €ttørë ·°¯`·o


Tomado del "Museo del Niño"

lunes, 26 de marzo de 2012

Y retiemble en su centro la tierra…

Como buen defeño ya maduro, tengo muy fresco en mi memoria lo ocurrido en esta ciudad en 1985.

Vivir en un país situado en el llamado cinturón de fuego del pacífico y más aún vivir en una ciudad construida sobre el terreno cenagoso de un antiguo lago,  te hace consciente de que tarde que temprano “te van a mover el tapete”.

He de decirte que antes de los sismos del 85, cada vez que ocurría un movimiento de tierra, la gente por lo regular se mantenía quieta a la espera de que pasara. Eran otros tiempos, había otra forma de percibir estos eventos y había otra cultura.

Hoy por hoy, en lo que a mi experiencia toca, cuando hay un movimiento de tierra,  la gente lo primero que hace es salir corriendo en desbandada, esté donde se esté.

Las recomendaciones que nos da protección civil en su página es que,

Durante un sismo:
- Diríjase a los lugares seguros previamente establecidos; cúbrase la cabeza con ambas manos colocándola junto a las rodillas. (Supongo que esto significa ubicar columnas, muros de carga y en el caso de estar en planta baja desalojar)
- No se apresure a salir, el sismo dura sólo unos segundos y es posible que termine antes de que usted lo haya logrado.
- Aléjese de los objetos que puedan caer, deslizarse o quebrarse.

Después del sismo:
- Si es necesario evacuar el inmueble, hágalo con calma, cuidado y orden, siga las instrucciones de las autoridades.

Ahora, yo me pregunto: ¿por qué cuando se hacen simulacros de sismos, lo único que se hace es desalojar todo el edificio? ¿No se supone que se debiera hacer lo mismo que antaño?: Ponerse a salvo en lugares estratégicos y no desalojar hasta después del siniestro.

En el caso de un temblor real nadie sigue las indicaciones que se les dieron en los simulacros, un amigo me lo expresó así: “lo más conveniente es seguir tu instinto de supervivencia, si éste te dice que corras, corre”

Siempre que hay estos sucesos, como los acontecidos la semana pasada, las autoridades se congratulan en que “la sociedad civil actuó de manera correcta, porque sabe perfectamente qué hacer, y esto como consecuencia de los simulacros” ¿será?

En lo personal no me queda claro qué es lo que en realidad se deba hacer, y cada que lo comento con alguien más, todo el mundo me contesta algo diferente en un tono de experto. No juzgo la buena intención y conocimiento del tema pero, ¿no sería importante hacer programas de protección civil más claros y fáciles de recordar en un momento oportuno? Bueno, esa es mi percepción.

Escuché de un compañero de trabajo que se quedó encerrado en el baño el martes pasado… uyy, eso si me pone a pensar. Y ¿qué hacer si en una de esas me estoy bañando?

Afortunadamente leí por ahí algo que dio respuesta a mi interrogante:

¿QUE HACER SI EL TEMBLOR LO AGARRA EN EL BAÑO? 
Cuando oiga a los perros haciendo una gran bulla, mejor corte de una vez su tira de papel higiénico y téngala lista por si acaso, pues cuando los perros se ponen bulliciosos va a haber uno bueno.
 
Si se está bañando y lo agarra uno de 7.3 grados, corra desnudo directo a la puerta de salida, y de verdad corra como nunca; más vale que los vecinos hablen todo el año por haberlo visto corriendo con todo al aire, a que pasen todo el año diciendo, "tan bueno que era".

Dankeschön   o·´¯°· €ttørë ·°¯`·o

jueves, 15 de marzo de 2012

Las vicisitudes en el cine


Hola de nuevo!

Una de las cosas que más me gusta hacer los fines de semana es ir al cine. Cuando yo era un niño y comenzaron a salir  películas en formato BETA, mucha gente  afirmaba que el cine se volvería anticuado y el público dejaría de asistir al mismo, ya que iba ser muy fácil rentar una película y disfrutarla en la comodidad del hogar.


Lo que no previeron estos “comentaristas” es que, con todo, el cine no dejaría de ser todo un evento social: imagen, sonido, ambiente y obscuridad hacen que el mismo siga siendo considerado, el “séptimo arte”.


Ahí me tienes en una de las salas del Cinemex de plaza 222 esperando a que iniciara la película, de dizque terror, “Con el diablo adentro”, y detrás de mí un par de jóvenes amigos comentando con singular alegría el último chisme de la semana. La película dio inicio y como se supone que es de terror, desde las primeras escenas te tratan de meter curiosidad y miedo.


Los primeros subtítulos y conversaciones… la llamada al 911… las escenas desencajadas de un asesinato… la sangre regada por todos lados y… la fastidiosa conversación del par de tipos detrás de mí.  


Me armé de toda amabilidad y cordialidad que me fue posible, para voltear a decirles:
-Disculpen, podrían guardar silencio, la película ya empezó.
- Ah!, sí ahorita – espetó uno de los imberbes jovencitos creyendo que me iba a hacer gracia la contestación.
- Oye, yo pagué para venir a ver una película, no para escucharte a ti.
- Ah sí… disculpa eh? – De nuevo respondió con sorna el muchachito.


Hace un par de años, había un programa de TV que protagonizaba el famoso caricaturista Trino Camacho que se llamaba “A platicar a su casa” y que simulaba una sala de cine donde, en sombras, tal y como se ve desde una butaca en un cine a obscuras, entraban los protagonistas y todo el tiempo se la pasaban comentando y destrozando la cinta que veían.
En las salas de cine esa parodia es muy real, ahora no falta quien se la pasa diciéndole a su acompañante lo impresionante de la trama o preguntando qué por qué en lugar de tomar un taxi, la (o el) protagonista no usaba el transporte público.     


Ahhhh!  pero eso acompañado del ruido de palomitas, chicles, papas, chicharrones, sorbidos de refresco y "Ice"  que toooodo el mundo compra en el cine (dice el anuncio de cinépolis), o el celular que repiquetea a media cinta y que con desafío y desfachatez el dueño contesta: -Ah!, estoy aquí en el cine… (echándoles a perder un momento a los ilusos que pensaron que por decencia no iba a contestar).


Sin faltar los que tienen “celulitis” y a cada rato miran su celular a ver si alguien no les ha llamado o mandado mensajes en su “feisbuc”. En la total obscuridad, la luz de un celular es casi como hacerle cirugía laser al de está sentado a tu lado.
¿Y que tal los nerviositos que se la pasan pateando al de enfrente?


Yo me pregunto: si quiero “echar chal”  con mi “amigui”¿no es más cómodo ir a tomar un café y ahí  con todo desparpajo y despreocupación contarle santo y seña? ¿por qué pagar un cine si no le voy a prestar atención?


Si de plano soy toda una celebridad, un famoso y prestigiado neurólogo (que dicho sea de paso en México hay muy pocos) ó un rescatista imprescindible de alguna sociedad civil y requiero contestar la urgente llamada de vida o muerte en mi celular ¿no podría hacerlo con la mayor discreción posible? Los celulares pueden solo vibrar sin sonar ¿¿ehhh??


Dicen que con todo el daño que le hemos hecho el medio ambiente ya no hay forma de revertirlo y que hagamos lo que hagamos sufriremos un cataclismo que ya abanderan “el niño” y  “la niña” y demás fenómenos “atípicos”. Aún así considero que sí sirve de algo tratar de ahorrar el agua, separar basura, no tirar pilas en el cesto de basura sino en un depósito especial.


Considero que acciones como estas nos hacen conscientes de que vivimos en una sociedad en donde las acciones que hagamos afectan a otros congéneres.


No vivimos aislados, es inconsciente pensar que, por mi comodidad, no me importa si afecto a los que viven o están  a mí alrededor.


Nuestra sociedad requiere un cambio que no viene de tal o cual partido o candidato, viene de la consciencia de que vivimos con muchos congéneres. ¿Quieres ir a divertirte al cine? De acuerdo, hazlo, pero piensa también en los demás.


Por cierto, te recomiendo mucho que vayas a ver la película “La invención de Hugo Cabret”, en mi opinión es una excelente película de un excelente director, Martin Scorsese.

Dankeschön   o·´¯°· €ttørë ·°¯`·o